PAUTAS PARA LA COMUNICACIÓN ELECTRÓNICA CON LOS MENORES

Junio de 2011

Conceptos básicos

La comunicación electrónica puede llevarse a cabo mediante herramientas físicas como los teléfonos celulares y las cámaras web, y mediante herramientas intangibles, como el correo electrónico, los sitios web, los sitios de redes sociales (p. ej.: Facebook), los sitios de intercambio de contenidos (p. ej.: YouTube), los blogs y microblogs (p. ej.: Twitter) y otros sitios de medios de comunicación sociales.

Todas las decisiones relacionadas con los medios utilizados para comunicarse de manera electrónica con los menores deben ser tomadas por un pastor o director, en lugar de un empleado o voluntario individual, antes de utilizar cualquiera de las herramientas.

Antes de comunicarse con los menores de manera electrónica, obtenga la autorización por escrito de los padres para hacerlo. Pregunte a los padres, por escrito, qué formas de comunicación prefieren que se utilicen para comunicarse con sus hijos. Los maestros, catequistas, orientadores, pastores juveniles y otros miembros no deben recopilar las direcciones de correo electrónico ni los números de teléfono de los estudiantes; los padres deben suministrar esta información por escrito. En el caso de los niños pequeños (es decir, estudiantes de la escuela primaria e intermedia), sólo se deben establecer comunicaciones directas con los padres. En el caso de que los empleados y voluntarios establezcan comunicaciones directas los menores, deben copiar a los padres en el contenido de todos los mensajes (aunque no es necesario enviar el mensaje duplicado por los mismos medios de comunicación utilizados para comunicarse con el menor).
El contenido de la comunicación electrónica debe ser breve y referido al tema. Cuando se comunica con un menor, escriba o hable como si se comunicara también con sus padres; los límites que deben respetarse en la comunicación oral se extienden a la comunicación electrónica. Todas las comunicaciones deben respetar lo indicado en la Capacitación sobre el entorno arquidiocesano seguro y el Código de conducta (www.archdiocese-chgo.org/keeping children safe/code of conduct.shtm) . No se tolerarán comunicaciones que infrinjan el Código de conducta, independientemente del medio utilizado para transmitirlas. Excepto circunstancias excepcionales, todas las comunicaciones entre los adultos y los menores deben realizarse entre los horarios de 7:00 a. m. y 10:00 p. m. Esto incluye la publicación de contenido en sitios web y sitios de redes sociales.

Las siguientes pautas proporcionan instrucciones específicas para el uso de determinadas formas comunes de comunicación electrónica:

Teléfonos celulares/mensajes de texto

  • Siempre que sea posible, utilice las líneas de la escuela o la oficina para efectuar conversaciones relacionadas con el sacerdocio/escuela.
  • Excepto en casos de emergencia, no llame a los menores directamente (p. ej.: al teléfono celular de un menor). En cambio, llame a las líneas de los padres o la familia.
  • Excepto en circunstancias excepcionales, no comparta su número de teléfono celular personal con los menores.
  • No se comunique con los menores de manera individual por mensajes de texto. Una alternativa posible al uso de los mensajes de texto personales individuales tradicionales es el uso de sitios de redes sociales (consulte el punto uno incluido en "Sitios de redes sociales").

Correo electrónico

  • No se comunique con los menores por medio de una dirección de correo electrónico personal. Sólo deben utilizarse cuentas oficiales de la arquidiócesis o parroquia para las comunicaciones.
  • Si es posible, siempre copie a los padres en los correos electrónicos que se envían a los menores. En el caso de determinados menores (es decir, estudiantes de la escuela primaria e intermedia), sólo envíe correos electrónicos a los padres.
  • No agregue a un menor a las listas personales de correo electrónico (p. ej.: cuando envía o reenvía un correo electrónico no relacionado con las actividades educativas o sacerdotales, no agregue menores a la lista de destinatarios).
  • Si recibe una comunicación personal inadecuada de un menor (especialmente una comunicación de naturaleza sexual), conserve una copia del mensaje e infórmelo a su supervisor.

Sitios de redes sociales

  • Los empleados o voluntarios no deben utilizar las cuentas de sitios de redes sociales personales para comunicarse con los menores. En cambio, una parroquia o escuela puede crear una página del grupo o la organización que se utilice estrictamente para las comunicaciones educativas o sacerdotales. Estas cuentas deben registrarse a nombre de la escuela o parroquia, en lugar de hacerlo a nombre de individuos que pertenecen a la organización. Todas las páginas de grupos o las cuentas relacionadas con el sacerdocio/la educación deben tener un título que refleje su naturaleza oficial. El pastor o el director y otros dos empleados deben tener acceso a las contraseñas de dichas cuentas.
  • No se debe incluir información de contacto personal en los campos de perfil. Sólo se deben incluir direcciones de correo electrónico oficiales, números de teléfono de oficinas y cargos.
  • Las configuraciones de cuenta deben estar configuradas para maximizar la privacidad.
  • Mientras que las escuelas y parroquias pueden difundir su presencia en los sitios de redes sociales, no deben buscar a menores como contactos o "amigos" (es decir, invitarlos individualmente por medio de las herramientas de comunicación del sitio para unirse al grupo o a la página).
  • Si un menor desea unirse a su página o cuenta de red social personal, debe rechazar o ignorar la solicitud del menor (p. ej.: debe ignorar la "solicitud de amistad" y no hacerse "amigo" del menor).
  • No publique fotografías de menores sin obtener primero una autorización escrita de los padres o tutores del menor. No "etiquete” fotografías de los menores (p. ej.: etiquetar fotografías para aumentar su accesibilidad o visibilidad en un sitio).
  • Realice comentarios únicamente en las cadenas de mensajes relacionados con la educación o el sacerdocio.
  • No utilice programas de mensajería instantánea (p. ej.: el chat de Facebook) para comunicarse con los menores.
  • Los muros y las páginas oficiales deben ser controlados con frecuencia para detectar publicaciones inadecuadas. Las publicaciones inadecuadas deben borrarse o eliminarse de inmediato. Una persona específica debe ser responsable de controlar los sitios y eliminar el contenido inadecuado.
  • En el caso de que terceros creen grupos o páginas de seguidores no oficiales sobre su grupo u organización, revíselas periódicamente para detectar contenido inadecuado (p. ej.: el uso no autorizado de logotipos, agresiones, acoso o lenguaje difamatorio, etc.). Debe informar sobre estas páginas/grupos/usuarios al sitio patrocinador y solicitar que sean eliminados.
  • Todo el contenido que publiquen los empleados y voluntarios debe reflejar las enseñanzas y los valores católicos.

Si tiene preguntas o desea realizar comentarios, comuníquese con la Oficina de servicios legales:

Maureen Murphy
mmurphy@archchicago.org
(312) 534-8303