Archdiocese of Chicago
www.archchicago.org Locators:  Parishes | Elementary Schools | High Schools
:: News and Events

Declaración del Cardenal Francis George
Asunto: Acusaciones sobre abuso sexual de menores de edad contra el Padre Daniel McCormack.


SubTitle

El pasado miércoles, 25 de enero regresé a Chicago y fui informado sobre las acusaciones hechas en contra del Padre McCormack. En cualquiera de estos casos, mi primera preocupación es para aquellos que declaran haber sido abusados, a quienes tengo presente en mis rezos. Pero por otro lado, existen otras personas que se ven involucradas, especialmente aquellas encargadas de la tarea de evaluar si una historia es verdadera o no.

El pasado mes de agosto, se presentó una acusación de abuso sexual contra el Padre McCormack ante la policía, no ante la Arquidiócesis. Las autoridades civiles informaron a la Arquidiócesis de Chicago que no había evidencia suficiente para presentar cargos contra el Padre McCormack, y ningún cargo fue levantado. La Arquidiócesis pidió entonces a la policía que solicitara a los padres del acusador, cuyo nombre aún era desconocido para nosotros, que se presentara ante las autoridades eclesiásticas de manera que la investigación de la Arquidiócesis pudiera comenzar. Para actuar con prudencia, puesto que no había evidencia disponible para hacer un juicio informado y definitivo, se le dijo al Padre McCormack que no permaneciera solo con niños y se le asignó un monitor personal. La Arquidiócesis aún no ha recibido, a pesar de haberlo solicitado en diversas ocasiones, ni la entrevista de la policía efectuada el pasado mes de agosto ni acusación alguna en contra del Padre McCormack que pudiera ser utilizada para iniciar una investigación por nuestra cuenta. Por otro lado, la Arquidiócesis ha estado en comunicación continua con el abogado de la familia.

Hace una semana, cuando se presentó un segundo caso, la acusación fue hecha a la Arquidiócesis. El 18 de enero un estudiante de octavo grado de la Escuela St. Agatha hizo la acusación y los funcionarios de la escuela siguieron los pasos que indican las políticas de la Arquidiócesis: llamaron a la policía y notificaron al Departamento Servicios a Familias y Niños de Illinois (IDCFS por sus siglas en inglés). El 20 de enero, el Padre McCormack fue arrestado y se le levantaron cargos. El 21 de enero, después de consultar al Comité Examinador, el Vicario General, en mi ausencia, removió al Padre McCormack del ministerio, hasta que finalice la investigación. Puesto que éstos son cargos criminales, el estado seguirá su propia investigación, con la total cooperación de parte de los funcionarios y de otras personas de la Arquidiócesis.

Algunos han dicho que el Padre McCormack debió haber sido retirado de su ministerio de manera inmediata el pasado mes de agosto basados en lo que sigue siendo un dicho, sin ningún tipo de proceso. Me parece a mí que resulta moralmente erróneo insistir en que se castigue a alguien con base en una historia que no pudo ser investigada. Si ésta fuera la práctica común, nadie estaría seguro.

Dada la publicidad que ha rodeado a estas acusaciones, es posible que puedan surgir otros casos, a los cuales la Arquidiócesis dará el seguimiento oportuno que merecen. En estos momentos estoy particularmente preocupado por la escuela St. Agatha, por sus profesores y administradores, por sus familias y sus estudiantes, quienes conforman una excelente institución. Todos ellos cuentan con mi apoyo y mis oraciones.

Aunado a las oraciones para todos los involucrados, esperaría que cualquier persona que tenga conocimiento de cualquier abuso infantil por parte de algún sacerdote o cualquier otra persona lo reporte inmediatamente al IDCFS y al Administrador de la oficina arquidiocesana de Responsabilidad Profesional al (312--5205). El proceso de la arquidiócesis funciona bien cuando se le da oportunidad de ser utilizado. Estos pecaminosos actos, sin embargo, tienen consecuencias personales y espirituales más allá de lo que puede atender cualquier proceso judicial o de investigación. Necesitamos pedir al Señor que proporcione paz y reconciliación a las víctimas y tenga misericordia por todos los implicados.

Return to Top