Archdiocese of Chicago
www.archchicago.org Locators:  Parishes | Elementary Schools | High Schools
:: Comunicados de Prensa
LA ARQUIDIÓCESIS DA A CONOCER REPORTES SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE CHICAGO CON LA AUDITORIA NACIONAL SOBRE EL ABUSO SEXUAL POR PARTE DE CLÉRIGOS
La Oficina para la Protección de Niños y Jóvenes de la USCCB y la Junta Nacional de Revisión dan a conocer los resultados de la auditoría nacional durante la Conferencia en Washington, D.C.

(CHICAGO) 6 de enero de 2004 – Funcionarios de la Arquidiócesis de Chicago dieron a conocer el día de hoy los resultados contenidos en el Reporte de la Auditoría sobre el Cumplimiento, elaborado por la Oficina para la Protección de Niños y Jóvenes de la Conferencia de Obispos de los E.U. (USCCB por sus siglas en inglés) después de la revisión que llevó a cabo en la Arquidiócesis durante la última semana de julio de 2003. El reporte concluye que la Arquidiócesis de Chicago está en cumplimiento con las disposiciones de Cédula Nacional para la Protección de Niños y Jóvenes. Esta Cédula o carta de normas, creada para atender los abusos sexuales de menores de edad por parte de clérigos, fue adoptada por los Obispos de los E.U. en junio de 2002 y fue revisada y reconocida por el Vaticano, siendo efectiva a partir de marzo de 2003.
De acuerdo a la Cédula para la Protección de Niños y Jóvenes, todas las diócesis de los E.U. están obligadas a promover la sanación y la reconciliación, a garantizar respuesta a cualquier acusación de abuso de menores, asegurar la efectividad de los procedimientos y proteger a los fieles de futuros abusos. Las políticas y procedimientos de la Arquidiócesis de

Chicago respondieron a estas preocupaciones y establecieron un mecanismo para un cumplimiento continuo con dichas normas.
Los resultados son parte del Reporte Anual para la Implementación de la Cédula para la Protección de Niños y Jóvenes dadas a conocer el día de hoy durante la conferencia de prensa en Washington D.C. a la que asistieron el Obispo Wilton Gregory, presidente de la Conferencia de Obispos de los E.U., Kathleen McChesney, Directora de la Oficina para la Protección de Niños y Jóvenes de la USCCB, Bill Gavin del Grupo Gavin de Boston, compañía que condujo las auditorías y los representantes de la Junta Nacional de Revisión (NRB por sus siglas en inglés). La Junta de Revisión es responsable de las auditorías así como de otros dos estudios que serán dados a conocer el próximo mes los cuales ampliarán la información que proporcionó la auditoría y presentarán conclusiones obtenidas por la NRB a partir del testimonio de expertos.
La Arquidiócesis de Chicago recibió elogios por la ejecución de las normas en varias áreas que incluyeron:

  • la creación, adopción y publicación en 1992 de una excelente política arquidiocesana que atiende el abusos sexual de menores,
  • el desarrollo y patrocinio de una Conferencia Ministerial de Ayuda anual que beneficia al personal arquidiocesano de todo el país,
  • la búsqueda exitosa de medidas que aseguran una excelente relación de trabajo con las autoridades civiles en cuestiones de abuso sexual a menores,
  • procedimientos excelentes para lidiar y monitorear a sacerdotes que han sido removidos del ministerio activo por razones de abuso.
    El Resumen del Cumplimiento señaló seis recomendaciones a la Arquidiócesis, las cuales fueron atendidas por esta institución antes del 1o de diciembre de 2003.
    Las recomendaciones pidieron que la Arquidiócesis de Chicago:
  • formalizara los acuerdos existentes que tiene con las autoridades civiles para reportar las acusaciones sobre abusos sexuales a menores,
  • implementara un programa de Lugar Seguro,
  • agilizara las investigaciones de antecedentes penales para todo el personal arquidiócesano y parroquial, incluyendo los voluntarios que tienen contacto regular con niños
  • creara y publicara una declaración de políticas que refleje el compromiso de la Arquidiócesis con la apertura y la transparencia en las comunicaciones
  • creara y publicitara las normas de conducta para los clérigos y el personal que tienen contacto con los niños, y
  • proporcionara notificación escrita al obispo de la diócesis a la cual fueron reubicados dos sacerdotes retirados después de haber sido removidos del ministerio, incluyendo detalles de las acusaciones del abuso sexual llevado a cabo por estos sacerdotes.

“La Arquidiócesis no esperó a que terminara la auditoría para iniciar el proceso de implementación de varias de las recomendaciones" dijo Jimmy Lago, canciller de la arquidiócesis. “En este momento, todas las recomendaciones hechas en julio por el equipo auditor han sido resueltas por la Arquidiócesis" añadió Lago.
El canciller reportó que se han conseguido acuerdos formales con los fiscales estatales de los condados de Cook y Lake. Se creó una política escrita de conducta estandarizada para todos los empleados y voluntarios la cual sólo espera su aprobación formal y la política de apertura y transparencia en las comunicaciones está terminada y disponible en el sitio web de la arquidiócesis.
“En septiembre de 2003” dijo Lago, “la Arquidiócesis lanzó el recién creado Convenio para Proteger a los Niños el cual estableció la creación de una Oficina para la Protección de Niños y Jóvenes y designó una capacitación profesional obligatoria así como métodos de selección preliminar que incluyen la revisión de antecedentes penales para el personal y

voluntariado actual y futuro que trabajen de manera regular con niños. “Esta iniciativa tridimensional” dijo Lago, “pone a la Arquidiócesis en completo cumplimiento de las recomendaciones hechas por el equipo auditor".
El reporte de la auditoría confirma la firme posición tomada por la Arquidiócesis para atender la conducta sexual inapropiada y su intolerancia permanente con cualquier conducta inapropiada por parte de los clérigos, así como la creación de un programa integral para tratar con justicia al acusador y al acusado. La auditoría también reportó el cumplimiento con los requisitos para la elaboración de reportes con las autoridades civiles, la cooperación con las investigaciones de las presuntas conductas inapropiadas y la remoción del ministerio de aquellos clérigos con acusaciones de conducta inapropiada sustentadas.
Cuando la Junta Nacional de Revisión anunció su intención de llevar a cabo auditorías en todas las 195 diócesis fue para ayudar a la Oficina para la Protección de Niños y Jóvenes a evaluar el nivel de implementación de la Cédula y que se tuviera una responsabilidad pública acerca de cómo estaban cumpliendo las diócesis la mencionada Cédula. Las auditorías fueron llevadas a cabo de junio a noviembre del año pasado por el Grupo Gavin de Boston, una compañía compuesta por antiguos investigadores del FBI.
Se espera que la NRB dé a conocer los resultados del estudio llevado a cabo por el Colegio de Justicia Criminal John Jay de la Universidad de Nueva York el pasado mes, el cual ampliará la información de las estadísticas compiladas por las auditorías. Junto con este estudio, la NRB presentará un reporte basado en entrevistas con aproximadamente 60 personas consideradas expertos en la problemática del abuso y con otras familiarizadas con el estudio John Jay.