Archdiocese of Chicago
www.archchicago.org Locators:  Parishes | Elementary Schools | High Schools
:: Comunicados de Prensa

23 ESCUELAS ARQUIDIOCESANAS CERRARRÁN EN JUNIO; EL PLAN BUSCA FORTALECER LA VIABILIDAD DE LAS ESCUELAS RESTANTES

CHICAGO (24 de febrero de 2005) – El Cardenal Francis George, O.M.I., Arzobispo de Chicago, ha aceptado la recomendación de la Oficina Arquidiocesana de las Escuelas Católicas para que 23 escuelas y dos campus escolares cierren en junio. Como medidas adicionales dos escuelas se fusionarán para formar una nueva escuela y otra más pasará a formar parte de una escuela cercana. Estas acciones son parte de un plan general que fortalecerá la viabilidad a largo plazo de las escuelas arquidiocesanas restantes.

Estas son las 23 escuelas católicas que serán cerradas:

  • BERWYN: St. Mary of Celle, 1448 S. Wesley Ave.
  • CHICAGO: St. Bride, 7765 S. Coles Ave.
  • CHICAGO: St. Camillus, 5434 S. Lockwood Ave.
  • CHICAGO: St. Clotilde, 321 E. 84 th St.
  • CHICAGO: Epiphany, 4223 W. 25 th St.
  • CHICAGO: St. Felicitas, 1501 E. 83 rd Pl.
  • CHICAGO: Good Shepherd, 2725 S. Kolin Ave.
  • CHICAGO: St. Helena of the Cross, 10115 S. Parnell Ave.
  • CHICAGO: Immaculate Heart of Mary, 3820 N. Spaulding Ave.
  • CHICAGO: St. James, 2920 S. Wabash Ave.
  • CHICAGO: St. John Berchmans, 2511 W. Logan Blvd.
  • CHICAGO: Santa Maria Addolorata, 1337 W. Ohio St.
  • CHICAGO: St. Martin De Porres, 5072 W. Jackson Blvd.
  • CHICAGO: Our Lady Gate of Heaven, 2330 E. 99 th St.
  • CHICAGO: St. Philomena, 4131 W. Cortland Ave.
  • CHICAGO: Pope John Paul II Catholic School, 4325 S. Richmond St.
  • CHICAGO: Resurrection Catholic Academy, 2845 W. Barry Ave.
  • CHICAGO: St. Simon the Apostle, 5135 S. California Ave.
  • CHICAGO: St. Thomas More, 8130 S. California Ave.
  • CICERO: Our Lady of the Mount, 2400 S. 61st Ave.
  • NORRIDGE: Divine Savior, 7750 W. Montrose Ave.
  • NORTH RIVERSIDE: Mater Christi, 2400 S. 10 th Ave.
  • OAK PARK: St. Edmund, 200 S. Oak Park Ave.

 

Dos escuelas cerrarán uno de sus campus (las escuelas por sí mismas permanecerán abiertas en otros campus):

  • CHICAGO Northside Catholic Academy cerrará el campus de St. Henry ubicado en el 6325 N. Hoyne Ave. (existen otros dos centros);
  • DES PLAINES: La Escuela Católica Our Lady of Destiny cerrará su campus norte ubicado en el 795 Center St. (existe otro locación).

Las siguientes escuelas se fusionarán para formar una nueva escuela cuyo nombre está por decidirse.

  • WAUKEGAN: Immaculate Conception, 510 Grand Ave. (donde estará ubicada la nueva escuela):
  • WAUKEGAN/ CHICAGO NORTE: Lake Shore Catholic Academy, 510 Tenth St., Waukegan.

Una de estas escuelas pasará a formar parte de otra escuela cercana:

  • CHICAGO La Escuela Católica St. Paul/Our Lady of Vilna, 2114 W. 22 nd y 2315 W. 24 th Pl., se fusionarán con la Escuela Católica St. Ann, 2211 W. 18 th Pl.

“Después de hacer una amplia consulta, investigación y revisión de la problemática entre los funcionarios arquidiocesanos y los dirigentes de las parroquias y las escuelas, se hizo la recomendación al Cardenal George de cerrar 23 escuelas en el próximo mes de junio", afirmó Dr. Nicholas Wolsonovich, director general de las escuelas católicas de la Arquidiócesis de Chicago. “La existencia de un número menor de católicos en ciertas áreas ha provocado una disminución significativa en la inscripción, haciendo que económicamente no sea factible continuar operando muchas de nuestras escuelas. Es importante que las escuelas arquidiocesanas respondan a estas realidades de cambios demográficos y problemas económicos si es que vamos a proteger la viabilidad de largo plazo de las escuelas restantes.

Los cambios demográficos de los pasados 30 años en el área de Chicago han provocado una variedad de cambios que han dificultado el crecimiento de las inscripciones y contribuido a déficit financieros en las escuelas; estos factores incluyen condiciones económicas difíciles, costos de operación crecientes y una disminución, en algunas áreas, del número de feligreses que están eligiendo enviar a sus hijos a escuelas católicas. A pesar de todo esto, los dirigentes arquidiocesanos siguen comprometidos con el ministerio de educación católica.

“Entendemos las diferentes emociones que estas decisiones producen en los niños y las familias que se ven afectados por estos cambios”, señaló Wolsonovich. “Apreciamos de manera sincera el compromiso, tanto de los profesores como del personal de cada una de estas escuelas, para continuar sus tradiciones de excelencia y proporcionar un programa de alta calidad hasta el final del año académico”.

Ambos, profesores y personal de todas estas escuelas, están comprometidos a trabajar con las familias de los actuales estudiantes para auxiliarles con el cambio a otra escuela católica. En colaboración con los dirigentes arquidiocesanos, se han desarrollado planes para ayudar a aquellas familias que deseen explorar las opciones para inscribirse en el otoño en otras escuelas católicas del área.

“Cada estudiante de estas escuelas recibirá un paquete de información sobre los centros escolares católicos del área que los recibirán el año que viene”, explicó Wolsonovich. “Existen al menos 5, y en algunos casos hasta 17 escuelas católicas ubicadas dentro de un radio de 3 millas de cada escuela que va a cerrar, y todas ellas tienen la capacidad para dar la bienvenida a los estudiantes afectados por estos cierres".

En septiembre de este año habrá 210 escuelas católicas primarias y 40 escuelas católicas secundarias en la Arquidiócesis de Chicago con estudiantes de muchas razas, credos y orígenes. Todas ellas continuarán siendo operadas por profesores y administradores que inculcan la fe, forman con disciplina y logran resultados académicos sólidos y consistentes.

“La Arquidiócesis trabajará para mantener la viabilidad a largo plazo de nuestras escuelas restantes para que las generaciones futuras disfruten de las ventajas que ofrece la educación católica", enfatizó Wolsonovich. “Al mismo tiempo, me gustaría expresar mi agradecimiento al personal de las escuelas que serán cerradas, por todo el tiempo y la energía que invirtieron durante todos estos años para mantener las puertas abiertas. Cada escuela tiene un legado muy rico el cual, durante las décadas pasadas, proporcionó a miles de jóvenes una fundación académica y de fe para un aprendizaje de vida. Su presencia y contribuciones serán echadas de menos en la Arquidiócesis de Chicago”.